Una impresora láser es una buena opción para la impresión ocasional en casa. Si no se utiliza la impresora durante un período de tiempo más largo, no hay que temer que los cartuchos de tinta no funcionen. Una impresora láser utiliza un tóner que no se seca y asegura la funcionalidad de los dispositivos aunque no se utilicen durante mucho tiempo.