Impresora láser Wiki

Las impresoras láser, junto con las impresora de inyección de tinta, pertenecen a las técnicas de impresión más habituales para plasmar sobre el papel imágenes de colores o monocromáticas. Las impresoras láser renuncian a usar cartuchos de colores para este proceso, pero tienen cartuchos que están rellenos de polvo de tóner. Las impresoras de láser forman parte del grupo de dispositivos nuevos en el mercado. Sus peculiaridades, funciones y otras propiedades se describen a continuación.

Aspecto

Ópticamente las impresoras láser apenas se diferencian de otras impresoras normales. La carcasa está hecha la mayoría de las veces de plástico, que protege el papel de impresión, así como la bandeja del papel. Según el fabricante se eligen diferentes colores y presentaciones para la carcasa. La bandeja del papel se ubica o bien en la parte superior, o en algunos fabricantes también en la parte trasera del dispositivo.

Funcionamiento de una impresora láser

En el ámbito de las funciones, se incluye también el funcionamiento que ofrece la impresora láser en comparación con otras impresoras. La impresora láser tiene diferentes denominaciones. Se le llama tanto impresora Non-Impact, impresora LED como a veces también impresora electrofotográfica.

Paso 1 – Electrofotografía

Este paso denomina el proceso que tiene lugar en el interior de la impresora láser. La impresión de una impresora láser tiene lugar sin contacto. Ya en la transmisión y la elaboración de los datos se pueden notar diferencias con respecto a las impresoras normales de inyección de tinta. Mientras esta última imprime línea por línea, la impresora electrofotográfica imprime página por página, las páginas se imprimen como un todo.

Paso 2 – Neutralización de la unidad de tambor

Dentro del dispositivo se encuentra una así denominada unidad de tambor OPC. OPC hace referencia a Organic Photo Conductor. Esta unidad de tambor se carga siempre con carga negativa al comenzar la impresión. Encima de la unidad de tambor hay un láser que, con ayuda de un espejo deflector que rota, se encarga de que las zonas pertinentes de la unidad de tambor sean neutralizadas.

Qué zonas se neutralizan depende de la imagen que se quiera imprimir. La unidad de tambor siempre es tan grande que le basta con un giro completo para abarcar toda la imagen, cuyo tamaño máximo está estipulado por la impresora.

Paso 3 – Insertar el tóner

El láser ha neutralizado ciertas partes de la unidad de tambor. En el siguiente paso hace su aparición el tóner, que por medio de los cartuchos de tóner está cubierto de color. El tóner contiene partículas cargadas con carga negativa, que ahora están pegadas a la unidad de tambor. A continuación se absorbe el papel que, durante la absorción se carga de carga positiva. El papel atrae el color y así tras una vuelta entera del tambor se crea una imagen completa.

Paso 4 – Limpieza

La imagen se quema sobre el papel con una temperatura aproximada de 200 grados celsius, lo que lleva a que los colores no puedan ser emborronados. En cuanto el papel sale de la impresora, una unidad de limpieza se encarga de que, dentro de la impresora, la unidad de tambor se descargue. De esta manera nos aseguramos de que no se atrae tóner sin querer.

Capacidades de impresión

Las capacidades de impresión suponen un criterio decisivo que ha de tenerse en cuenta a la hora de adquirir una impresora láser a color. Como ya se ha mencionado, la unidad de tambor al finalizar la impresión, se descarga por medio de la unidad de limpieza. Pero si se han de imprimir varias imagenes iguales una tras otra, la unidad de limpieza renuncia a la descarga.

La unidad de tambor se queda carga de carga negativa y está nuetralizada en las partes correspondientes, de manera que se pueden alcanzar velocidades de impresión muy rápidas. Según el fabricante y el modelo, las impresoras láser pueden imprimir entre 5 y 35 hojas por minuto; una impresora de inyección de tinta, según el precio, puede alcanzar valores parecidos.

Dado que la impresora láser trabaja por páginas, las impresoras de inyección de tinta normalmente no pueden seguir este ritmo imprimiendo a líneas. Una desventaja en las impresoras láser es que la impresión, una vez ha comenzado, ya no se puede cancelar. Con una impresora de inyección de tinta la cancelación es posible sin problemas. Con motivo de las altas temperaturas de hasta 200 grados celsius, al cancelar la impresión manualmente, conllevaría que el papel se quemara.

Desgaste del tóner

Mientras en una impresora de inyección de tinta los colores han de ser vaciados y cambiados a intervalos regulares, el cambio de tóner de una impresora de láser es menos frecuente.

Los tóneres son las únicas piezas de desgaste de las impresoras láser y solo tienen que ser cambiados tras imprimir cientos o miles de páginas. En comparación, los tóneres tienen un coste de adquisición más alto que si se usaran cartuchos de tinta. Algunos fabricantes ofrecen la opción de rellenar los tóneres, esto ahorra costes.

Capacidad de tindas negras: aprox. 1.000 – 1.500 hojas

Capacidad tintas color: aprox. 6.500 – 10.000 hojas

Consumibles

Los tóneres son las únicas piezas de desgaste de las impresoras láser a color que han de ser sustituidas con regularidad. Los tóneres se suministran o bien en negro, o de colores. Según la composición de los colores, los precios pueden variar.

También es importante saber distinguir entre los tóneres originales y los así denominados tóneres rebuilt. Mientras los tóneres originales requieren un gasto de adquisición mayor y vienen directamente del fabricante, los tóneres rebuilt han sido reacondicionados por terceros.

Bandeja de papel

En la absorción del papel se puede reconocer a través de la forma de la bandeja qué formatos de papel apoya la impresora. Mientras la mayor parte de las impresoras láser, da igual si impresora en blanco y negro o en color, apoyan un tamaño máximo de DIN A4, también existen fabricantes que producen impresoras más grandes para empresas.

Pero el tamaño máximo del papel no es la única información importante, también hay que tener en cuenta los medios apoyados y el peso máximo. Estos pueden estar incluidos en la descripción de la impresora láser o también se pueden leer en el dispositivo mismo. Los formatos multimedia más habituales son:

  • Papel normal (60-90 g/m³)
  • Papel pesado (91-120 g/m³)
  • Papel estucado (papel recubierto)
  • Láminas (papel brillante)
  • Etiquetas (papel autoadhesivo)
  • Sobres
  • Papel reciclado (80 g/m³)

Hay que tener en cuenta que existen pesos máximos que hay que respetar en las impresoras láser, de lo contrario la impresora no puede trabajar correctamente. El papel normal ha de pesar hasta 60 g/m², mientras el peso máximo del papel estucado es de 220 g/m².

Junto con la bandeja del papel y el área de la unidad del tambor, existe también la bandeja de salida del papel, esta mucha veces se puede doblar en diferentes escalones para que puedan recogerse los diferentes formatos de papel. También aquí las presentaciones varían de fabricante a fabricante.

Particularidades

Resumiendo, la impersora láser a color trabaja con cartuchos de colores que se llenan de partículas de polvo y dichas partículas, a través de la unidad de tambor, se transfieren al papel. La unidad de tambor dentro del dispositivo se carga y descarga regularmente y tiene una vida útil de aproximadamente 40.000 hasta 100.000 impresiones.

Normalmente, las impresoras láser no llegan a 100.000 impresiones, por lo que la sustitución de la unidad de tambor solo se requiere en pocos casos. Las ventajas y desventajas de las impresoras láser están claras:

Ventajas

  • Gran velocidad de impresión
  • Modo de trabajo silencioso
  • Tóner duradero
  • Larga vida útil de los componentes
  • Buena calidad al imprimir documentos y pequeñas gráficas

Desventajas

  • Mala impresión fotográfica
  • Altos precios de adquisición
  • Unidades de tóner caras
  • Alta emisión de partículas al realizar impresiones frecuentes

Segmento de clientes

Las impresoras láser se pueden usar tanto en el hogar privado, como también en la oficina. En comparación tienen un coste de adquisición más alto, pero pueden alcanzar una velocidad de impresión altísima y son más eficientes.

Esta propiedad se aprecia sobre todo en las empresas. Impresiones sencillas como tablas, textos u otros documentos se imprimen en muy buena calidad. Además las hojas se pueden usar justo tras haber sido impresas. No es preciso esperar a que las hojas se sequen. En oficinas grandes siempre conviene usar un filtro de partículas junto con la impresora láser.

Los cartuchos de tóner de las impresoras láser trabajan con pigmentos de color que funcionan como el hollín. Este polvo puede suspenderse en el aire en poco tiempo y dar lugar a problemas de salud. Empezando por la tos, esta carga de polvo fino puede dar lugar incluso a alergias. Es de gran importancia ventilar bien las estancias y usar un filtro de partículas.

Las fotos se representan de forma menos buena en las impresoras láser. Quien quiera imprimir fotos frecuentemente en casa o en el trabajo, debería prescindir de una impresora láser. Las impresoras de inyección de tinta pueden representar las fotos mucho mejor, pero tienen la desventaja de que algunos modelos pueden ondular el papel. Esto ocurre cuando los cartuchos de tinta emiten demasiada tinta en el formato de papel equivocado.