Los cuidados de la impresora aumentan su vida útil

El cuidado correcto de la impresora. Deberían tenerse en cuenta los siguientes consejos:

Una oficina sin papel sigue siendo un sueño de un futuro muy lejano. Por ello es aún más importante que una impresora preste su servicio de forma fiable. Ya desde la compra del dispositivo hay que prestar atención y tratar de adquirir un producto de buena calidad y no ahorrar por motivos equivocados. Aún así, la vida útil de la impresora no depende solo del fabricante.

Los productos que pasan a menudo por mantenimiento y que además se cuidan, hacen su trabajo durante mucho más tiempo, de forma más fiable y con mayor calidad. Teniendo en cuenta los siguientes consejos se puede conseguir la calidad de impresión óptima durante un mayor periodo de tiempo, a parte de que se alarga la vida útil del dispositivo.

La ubicación: los factores ambientales influyen en la vida útil.

Independientemente de si se trata de una impresora de inyección de tinta o de láser, la ubicación del dispositivo tiene una importancia elemental. Una alta humedad ambiental o grandes cambios de temperatura, repercuten de forma negativa en la vida útil de su impresora. También un ambiente muy cargado de polvo o una directa exposición al sol merman la capacidad de rendimiento de su impresora. Por ello, lo mejor es, nada más adquirir la impresora, buscar un sitio adecuado para el dispositivo adquirido.

La limpieza: hay que quitar el polvo con regularidad.

Como otros objetos de una casa, también las impresoras acumulan polvo con el tiempo. Esto no favorece el trabajo del dispositivo, por ello más vale liberar de vez en cuando a la impresora del polvo. Pero no solo hay que limpiar por fuera, también por dentro es necesario realizar una limpieza de vez en cuando. Por ejemplo, es preciso realizar una limpieza de los cabezales de impresión de cuando en cuando, sobre todo si el resultado de impresión no es óptimo, pero el cartucho aún tiene tinta.

Esto se puede realizar de forma sencilla con un software específico aunque este mantenimiento también se puede llevar a cabo con el software que trae el fabricante. Con este procedimiento se limpian en primer lugar los cartuchos y se les retira el exceso de tinta, a parte de que se liberan los inyectores del cabezal de impresión. Con un ensuciamiento creciente se pueden dar problemas en la imagen de impresión como borrones o efectos de rayas. Según el fabricante, la limpieza interior puede variar un poco, pero con el software que viene con la impresora, siguiendo las instrucciones paso a paso, es un proceso sencillo.

El rodillo: se pueden evitar los atascos de papel.

Muchas impresora absorben el papel a través del rodillo. Este debe tener un cierto nivel de adherencia para poder transportar el papel hacia el interior de la impresora. Sin embargo, con el paso del tiempo, es posible que el rodillo se ensucie. Una consecuencia de ello es la frecuente aparición de los atascos de papel.

Por ello puede valer la pena comprobar una vez al año el estado del rodillo y limpiarlo, dado el caso, con algo de alcohol para quemar. El alcohol para quemar es una sustancia segura y funcional que muchos tienen en casa y que no perjudicará el rodillo. Durante el proceso de limpieza, de paso se pueden eliminar las manchas de tinta o tóner que haya en el interior de la impresora.

Los cartuchos: el color no debería secarse.

Si una impresora de inyección de tinta no se usa durante un tiempo, los colores pueden secarse. Por norma general, basta con imprimir una hoja por semana para evitar este problema. Por ello muchas impresoras limpian los cabezales de impresión cada vez que se reinician. Esto puede convertirse en un problema si la impresora se enciende y se apaga a menudo. Esto se debe a que durante el proceso de limpieza de los cabezales se pierde mucha tinta. La impresora solo habría que apagarla si no se va a usar durante un tiempo. Es además aconsejable no desenchufar sin más la impresora. Esto lleva a que los cartuchos no puedan volver a su posición de reposo.

El manejo: un trato cuidadoso ayuda.

También se aplica a las impresoras lo que es elemental para todos los productos técnicos: un manejo adecuado es una condición básica para una larga duración de la vida del dispositivo. Por ello, la impresora ha de ser manejada tal y como describe el fabricante en su manual. Además habría que evitar mover el dispositivo durante su funcionamento, de la misma manera que hay que evitar su contacto con líquidos para evitar desperfectos.

Resultados de impresión inmejorables durante mucho tiempo.

Si se tienen en cuenta estos consejos se puede aumentar la vida útil de una impresora y mantener de esta forma la calidad de las impresiones en un nivel alto. No es necesario invertir dinero en el mantenimiento, ni tampoco hay que invertir demasiado tiempo para obtener unos resultados de impresión inmejorables.